miércoles, 1 de octubre de 2008

Maestros



Paseando a Mazinger me encuentro el cartel de la foto en una marquesina de autobús. Aunque no soy fan de la Guerra de las Galaxias he de decir que la campaña me hace gracia. Y me gusta eso de que todos tenemos a alguien a quien agradecerle lo que somos.

Yo no sería quien soy evidentemente sin la educación y el amor de mis padres. Y no trabajaría seguramente en lo que trabajo si no fuera por las miles de horas que me pasé delante de la tele. (Aún recuerdo a mi madre echándome la bronca al asegurarme que no iba a sacar nada bueno de tantas horas pegado a la pantalla. Y mira, tampoco me ha ido tan mal)

Y no sería un lector apasionado si mi tía Amalia no me hubiera dado a leer el primer libro y el segundo. Y lo importante que habrá sido eso en mi vida y lo que me habrá definido. De mi madrina Eva, que se puede hablar con amabilidad hasta con el que está justo a las antípodas de tu pensamiento. Puede parecer muy tonto, pero eso también ha ayudado mucho a mis relaciones personales, de amistad y laborables.

No tendría cuatro conocimientos básicos de historia contemporánea sin la lucidez del profesor que tuve en COU (qué antiguo queda ya eso de COU, madre) Plácido. Y no hubiera aprendido unas cuantas cosas sobre la vida gracias a Macario, el profe de latín. De latín eso sí, aprendí cero. Y a Marosa, la profe de mates, ella me enseñó que la vida es para vivirla bien. (Amalia, Macario, Plácido, Marosa, ... Grandes nombres, para que luego me pregunten por qué le pongo nombres raros a mis personajes)

Alonso de Santos me enseño los rudimentos, y me mostró las herramientas básicas para lanzarme a escribir. Y de Ignacio del Moral y de Joan Barbero aprendí que se podía ser buen guionista y además buena persona. Que no es poco. Sin los años de El Comisario yo no sería el guionista que soy ahora. Lo malo lo aprendí del cine guarro que me gusta, no le echemos la culpa a los maestros de eso.

De mi jefe Goyo aprendí que la tele es ante todo entretenimiento. Espectáculo. Y que si sabes hablar con inteligencia y tu discurso es coherente, tienes muchas puertas abiertas.

De Almodovar aprendí que nunca querré ser famoso, y que siempre siempre hay que ser honesto y arriesgado en lo que escribes. De Amenábar aprendí que hay que ser apasionado, tozudo, trabajador incansable, para llegar a la meta que te marques.

Y de Mazinger, todo un yoda de sabiduría, aprendí que existen los sábados y los domingos por la mañana, y que es un placer pasear cuando la ciudad, o al menos los noctámbulos, todavía duermen.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

querido ahijado: Me encantan los sentimientos de gratitud que brotan de tu interior, creo que es uno de sos valores que hacen grande a las personas.
Recuerdo muchas anécdotas significativas de tu infancia y que comentaba con tu madre en nuestras relajadas vacaciones en Vilanova.
Te deseo mucho éxito entus proyectos. Nunca hay que desanimarse aunque a veces no salgan como uno quiere.

Joaquin dijo...

Me ahorro los 39 años anteriores de agradecimientos porque no tengo fuerzas para tanto, despues de tooodo un dia luchando a vida o muerte con el capitulo 17... Yo no sería el músico de Física o Química y Cinco de Enero ni siquiera hubiera nacido si Carlos no fuera el mejor padrino posible, es decir, el que no te abre la puerta por amigo, sino, sobre todo, por convicción y por fan. En su sentido apasionado del trabajo, en su determinación y su responsabilidad que tambien pueden ser despiadadas (sobre todo consigo mismo), me reconozco como en un espejo-hermano, y así he podido por fin comprender mis flaquezas y valorar mi talento. Gracias una vez mas por descubrime, y asi descubrir mis propias limitaciones y tambien, por qué no, mis grandezas.

Mazinger y yo dijo...

Joaquín, no escribas esas cosas, hombre. Que sabes que lo paso fatal, grrr... Y no te censuro el comentario porque ya bastante me han censurado a mí en el curro como para ahora acabar haciendo lo mismo.

patry dijo...

Tio este post me encanta casi tanto como el capítulo del otro día..por fín sé el secreto de Miguel...
Un abrazo

xMeNux dijo...

Al menos no soy el único que tira fotos a las marquesinas X´D

http://xmenux.blogspot.com/2008/09/la-importancia-del-maestro.html

Un saludo :)