jueves, 11 de noviembre de 2010

Tres horas de sueño

Tal vez porque estoy en un hotel en un día lluvioso, tal vez porque desde una ciudad que no es la mía todo se ve de otra manera, es lo genial de viajar, tal vez porque litros de alcohol corren por mis venas mujer, tal vez porque oigo a las señoras de la limpieza merodear por los pasillos, o tal vez porque... bueno qué más da. El caso es que acabo de ver un capítulo maravilloso de la serie The big C, donde la protagonista es una enferma terminal de cáncer, y he pensado que de todos los sueños que tengo: una casa con piscina, una playa con arena blanca y mojitos, un... bueno, dejad que me reserve otro par de sueños que tengo, son demasiado tontos y privados. Pero de todos esos sueños, descubro que el que más anhelo es escribir algún día un capítulo como el que acabo de ver. Cuánta belleza, cuanta emoción, cuanta sabiduría, en tan solo 20 minutos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchos de tus sueños no se han cumplido, y seguramente no se cumplirán, siempre queda mínimamente alguno que nunca se consigue. Sin embargo, has conseguido cumplir la mayoría de ellos, cosa que no consigue ni la mitad de los seres que habitamos este complicado mundo.
Eres un gran ejemplo, así que menos quejarse!

G.

P.D. : Habrá que verse la serie de "The big C" pues ;)

Thinking in love. dijo...

Si tanto lo ansías, si tanto lo deseas, lograrás hacerlo. Aunque también debe siempre quedar algún que otro sueño por cumplir, sólo por el hecho de no acabar todas nuestras metas de golpe. Sino, ¿Qué emoción tendría? ;)
No puedo decir nada más que... Un texto impecable. :D Como tantos otros.

Anónimo dijo...

cuanto pelota hay suelto... yo lo unico q opino es q t conformas con poco. escribir un capitulo pa un serial d la tele? puf puf puf.