viernes, 15 de agosto de 2008

Familias


Vi la revista en el kiosko del hotel estupendo en el que pasamos el fin de semana en Maspalomas y no me pude resistir. Ahi estaban ellos presumiendo de dos nuevos miembros en la familia y dejándose fotografiar también con el resto de su tropa: ahora ya son tres niños biológicos y tres niños adoptados. En la entrega de los Oscar de este año el presentador bromeó al respecto. Dijo que la ceremonia estaba siendo seguida por 50 millones de personas en Africa y Asia, la mitad en proceso de adopción por Brad Pitt y Angelina Jolie. Ellos son la imagen de los actores solidarios, molones, entregados a la causa, conscientes de la suerte que han tenido en la vida, y queriendo compartir su fortuna con los más desfavorecidos. No son los únicos que adoptan, claro, y que deciden dar un hogar y una familia a niños que no la tienen. No son los únicos que quieren compartir el privilegio de haber nacido en el lado bueno del mundo con otros que tuvieron la mala pata de nacer en otro lugar. Mi amiga Verónica y su marido acogieron primero a una niña y dos años después a dos hermanitos. Su familia pasó de dos a cinco y yo no me quiero imaginar el vértigo que les tiene que entrar alguna noche y la de veces que habrán pensando: ay, madre, ay...

El hermano de Jesús y su mujer acaban de adoptar en Guinea a una niña enferma que ahora agoniza en un hospital de Jaén. En pocas horas o días morirá. Durante nuestro fin de semana de vacaciones Jesús se pasó todo el rato pendiente del móvil y cada poco le daban noticias:Sale de la UCI, está estable, le vuelve la fiebre, ahora no saben lo que tiene, todos los órganos están afectados, vuelve a la UCI, se acerca el final. Durante un mes el hermano y la cuñada de Jesús han dormido y han pasado las horas en el hospital desviviéndose por una niña que acababan de conocer. No saldrán en el HOLA, ni bromearán sobre ellos en la entrega de los Oscar. Pero no hace falta, no quieren ser héroes, ni tampoco se arrepienten de haber tomado la decisión de adoptar. Porque al menos durante estos meses han sido la mejor familia que esa niña podía tener mientras su vida se apaga.

Hay gente así, otros tenemos perro.

6 comentarios:

Justo dijo...

Sí, también le dieron el otro día el premio a la cantante multimillonaria Thalía por ser la "mexicana más humanitaria" o algo por el estilo.

De todas formas, la reflexión que me viene a la cabeza viendo a la pareja Pitt-Jolie es cómo pueden seguir "poniendo" a la gente, tan acaramelados, no hay nada más antierótico que esas parejas tan perfectas con hijos.

Uy, qué discurso, me llamo Justo, llevo ahora puesta una camiseta de Mazinger Z, he entrado vía "El ano del perro", Un saludo, feliz verano.

Anónimo dijo...

Carlos ya era hora de una entrada nueva. Yo opino que deberias animarte a adoptar a uno de esos monstruitos tu tambien. Tienes pinta de ser un padrazo jaja, el unico inconveniente seria que Mazinger, el pequeño Carlos y tu seriais demasiada gente en ese pisito de soltero. Llego el momento de mudarte a un chalet!

Por otro lado me veo obligado a responder a tu amigo Justo xq soy fan de Thalia y no se si va kon doble sentido jaja. Ke sepas que Thalia es portavoz de una organizacion no lucrativa que informa a mujeres embarazadas como evitar abortos, nacimientos prematuras y ese tipo de cosas y que Angelina Jolie no solo adopta hijos y los pone en las revistas. El dinero de la exclusiva ha sido donado integro a una ONG Y es madrina de un monton de ellas.
Los famosos no son los que mas hacen por la causa, pero si son los que mas ayudan en forma de publicidad para las organizaciones que representan. He dicho.

combatientes70 dijo...

Tener un hijo, adoptarlo... ser capaz de dar amor o lo que haga falta... difícil tarea... yo he sentido alguna vez que otra la llamada de la selva... pero ahora tras algunos acontecimientos familiares algo surrealistas y desafortunados... me veo convertido en tío abuelo a mis 37 años... mi sobrina de 18 decide tener un hijo... cuando nada en ella está preparado... ¿qué hacer para que cambie de opinión? nada, sólo me queda aceptar... y desde luego... toda mi energía para Jesús y su familia... Nos vemos pronto...

Verónica dijo...

Pues sí, se siente vértigo. Cada noche entro en la habitación de cada uno de mis hijos. Están guapísimos cuando duermen. Les doy un beso, incluso a la arisca de la mayor, y si hace frío les arropo. Es un rito que tengo que cumplir para poder sentarme a escribir tranquila las madrugadas. Crecen demasiado rápido y sientes nostalgia de cuando eran más pequeños y te necesitaban más. A veces crecen demasiado despacio y te preguntarás cuando dejarás de preocuparte por un examen de fracciones o por el festival de Navidad. No he tenido un embarazo, no he dado de mamar, mis hijos tienen un tono café con leche y un pelo enrevesadamente rizado que manifiesta su origen africano... Ser madre en mi caso no es natural es totalmente elaborado. No sé qué día tomé la decisión de ser madre de unos niños que tienen padres. Pasan los años y el vértigo no cesa, la certeza de que es lo mejor que he hecho en mi vida tampoco. Decir que es fácil es mentir, decir que no me imagino sin ellos es confesar una evidencia.
Cuando vamos mi marido y yo con ellos por la calle todavía levantamos miradas curiosas en la gente. Una peluquera, negra para más inri, mientras le hacía trenzas a mi hija pequeña le preguntó: ¿A quién te pareces más a mámá o a papá? La pregunta quería descubrir si yo estaba casada con un negro, era más que obvio. Mi hija con su desparpajo habitual dijo: a ninguno de los dos, porque son blancos.
En fin, mi familia responde a una necesidad básica de cada unos de sus miembros: mis hijos necesitaban unos padres y nosotros queríamos unos hijos. El Instituto del Menor que nos juntó a todos y yo que me alegro....

patry dijo...

Bonita historia la de Veronica y triste la de Jesús, como la vida misma.
Mi jefa tiene un hijo biólogico y dos adoptados, lo hizo hace dos años y los chicos tienen 13 y 6 añitos, ella dice q a los 3 los quiere por igual, que no vio como aprendían a caminar ni a Julia ni a Iván, ni cuando pronunciaron sus primeras palabras, ni siquiera sabe si están vacunados de muchas enfermedades, pero a los 3 adora, por los 3 se despierta cada día con una sonrisa en la boca, y siente que merece la pena.
Junto con Antonio he compartido mis ganas de ser madre, por diferentes circustancias cuando lo sea participaré en las encuestas de familias peculiares, pues seré una mamá lesbiana, que aún teme quedarse preñada y su proceso y a la que no le importaría adoptar, es más esto último siempre lo tuve más claro,pero lo que tengo claro es que hay padres que merecen serlo y hay millones de opciones para poder conseguir ese deseo, y hay hijos que merecen unos padres.
La tarea no es fácil, nadie nace con un manual de instrucciones, pero el amor, la paciencia, el deseo, creo que son muchos factores positivos los que hacen que el camino se sobrelleve mucho mejor. Seguro que te equivocarás mil veces, que te comportarás de forma injusta, que a veces les gritarás sin motivo aparente, que te cabrearan, te preocuparán más q nada en el mundo, pero una sonrisa suya y un beso lo alivian todo...

Jaime dijo...

Siempre he pensado que ser padre/madre tiene que ser la experiencia más gratificante que un ser humano puede vivir. También, duro.

Bravo por tus amigos. Para mi, son héroes cuyos actos lo dicen todo.

Un besazo enorme (para esa familia en especial), Jaime.

Por cierto, ¿tener un gato también vale como familia, no? Al menos para mí, sí.