jueves, 10 de febrero de 2011

Bombero

Hoy he ido a la que hasta hace unas semanas fue mi productora para firmar mi dimisión y cobrar lo que quedaba por cobrar. En la puerta, cuando iba a pasar, como hacía hasta ahora, o sea, saludando pero sin decir a dónde iba, al fin y al cabo era de la casa, una chica nueva me ha preguntado quién era y a quién buscaba. Tuve un momento de desconcierto pero enseguida reaccioné. Di mi nombre, y ella en vez de mi apellido entendió otro, ¿Cómo has dicho, Carlos... Bombero? Y no he podido pensar que como chiste cruel tenía cierta gracia. ¿La desconocida me estaba llamando bombero a modo de insulto cariñoso, de regañina? Pero a quién se le ocurre, parecería decirme, ¿pero qué ideas de bombero son esas que te llevan a dimitir?
Le aclaré mi verdadero apellido, Montero. Y me quedé con ganas de asegurarle que no, que mi dimisión no era una idea de bombero. Simplemente era una idea de Montero. Es mi carácter. Qué le vamos a hacer. Cuando lo siento ya no hay marcha atrás. Y nunca supe escribir la cuadratura del círculo.
Firmando el finiquito sentí que se cerraba una etapa. Casi seis años. Me han tratado bien en esa casa, y yo también les he tratado bien.
Y ojalá ellos y yo sigamos teniendo la suerte de nuestro lado en los proyectos venideros.
Por lo pronto yo acabo de firmar un contrato para escribir una peli. No es un mal comienzo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Siempre para adelante, nuevas etapas, nuevos caminos, gente que te aporta miradas, ideas, que provoca en ti la necesidad de mejorar, de crecer, de realizar tu potencial. No has hecho más que empezar. Paco

Anónimo dijo...

Todo saldra bien. Como siempre. Marcos

Tamara dijo...

Buena suerte en tu nueva etapa.

Adolfo Esteban dijo...

Te va a ir mejor que nunca, porque las ideas de bombero son las que más lucen... espero que te acuerdes de mí para ponerle la música a la premiere de tu film y demás guatequessss...
Ánimo, ¡sólo triunfan los que le echan cojones y siguen su corazón, por trillada que esté la frase!