lunes, 18 de enero de 2010

Irascible

Supongo que no sólo me pasará a mí. Supongo, o me gustaría creer, que a vosotros también os pasa. De repente una mañana te levantas y te notas de mal humor, irascible, y la cosa en vez de mejorar va empeorando a lo largo del día. Y no hay un motivo aparente. Lo buscas, cual detective, intentas entender qué fue lo qué te llevó a ese estado, si existe algún motivo concreto o es más una desazón existencial. Pero no hay nada. Sí, si rebuscas mucho siempre encuentras cosas, claro, pero tienes casi la certeza de que no es por ninguna de ellas, porque esas también estaban ayer o antes de ayer ahí y no habían provocado ese mal humor. Así que no te queda más remedio que tomar cartas en el asunto. Intentar que se te pase, o aislarte ese día del mundo, para que nadie sufra tu irascibilidad.
A mí me pasó el sábado, me levanté raro y la cosa fue a más. Casi estallo en el cine, justo delante de mí se sentó un señor con una melena abultada que me tapaba parte de la pantalla. Y por mucho que yo estirara la cabeza apenas podía leer los subtítulos de la peli. Me fui alterando más y más, tuve la sensación de que de haber tenido unas tijeras conmigo no me hubiera cortado y le habría cortado el pelo. Así, sin avisar, a mala leche y con muchos trasquilones. Mientras fantaseaba con ese momento manostijeras y me cabreaba más y más, de repente pensé en Haiti. En los cien mil muertos, en los cuerpos enterrados de miles de niños. En los que habían sobrevivido y se quedaban huérfanos de padres y de país. Yo ahí cabreado en el cine por una melena abultada, mientras otros lidiaban con la mayor de las tragedias. Ese nuevo punto de vista, ese poner en cuarentena mi cabreo, dándole a mi estado de ánimo un poco de perspectiva, no sirvió de mucho. Sólo sirvió para enfadarme más conmigo. Por estar cabreado por algo tan nimio.
Eso sí, a la vuelta a casa hice una donación a la Cruz Roja. Tampoco me alivió, pero espero que a alguien le sirva.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Carlos, no nos conocemos, pero te sigo y me encanta como escrbes y en tus descripciones parece q estoy viendo lo q tú, que sepas q tienes una admiradora anónima....bueno no tan anónima, porq ya es como si t conociera...soy la hermana mayor de Mayte...la madre de Guille...pero q no lo sepa él q últimamente creo tiene un carácter, o al menos es lo q dice su mami, bueno sigue escribiendo y a ver si vemos otra serie q hayas escrito tú,,vale besos Mila

Anthony dijo...

you should have called me. i'm good at cheering up.

Adolfo Esteban dijo...

Eso de la irascibilidad "espontánea" (vamos a dejarlo así) es un tema que me persigue últimamente, y con el que no sé exactamente qué hacer, y con novio es más difícil aún.
Como me van los rollos energéticos metafísicos, para mí que es un efecto con dos causas: una, la saturación en un ambiente colectivo cada vez más polarizado y cargado; dos, que creo que llegan cierta fase vital en la que uno tiene que ponerse a echar vapor como la válvula de una olla express, por pura salud, y como preparación para una nueva fase. Digo por sacarle lectura constructiva a esos días de huummmpffffjjj. Toda la gente con algo de "sensibiidad" (en fin) que conozco está parriba y pabajo últimamente. ¿Qué tontería todo lo que acabo de decir? Pásate algún día (mejor dicho, algún martes, post 00:00 hrs.) por Chicote -con alguien- y estaré encantado de invitar a unos cock-tails (sí, separadito) al autor de este estupendo blog... Me encontrarás pinchando. Besiños.