martes, 16 de septiembre de 2008

Después del atardecer


Días extraños estos, Wall Street se desploma, nuestra audiencia de la serie baja en picado, parejas sólidas aunque con fisuras se quiebran, y a otros les sorprende la muerte de una manera súbita y absurda.
A pesar de eso en la vida siguen ocurriendo milagros. Porque aunque los nehandertales temían que con la llegada de la noche se instalara para siempre la oscuridad, ahora sabemos que después de un atardecer siempre, siempre, amanece. Y cuando no amanece, ya no importa.

5 comentarios:

Manu Miranda dijo...

Si me permites..
No hay ni un día sin sol... y ... despues de la tempestad llega la calma...

Manu Miranda dijo...

Si me permites...
No hay ni un día sin sol y después de la tormenta llega la calma...

Joaquín dijo...

Son dias propios de una narracion genial, no? Tienen todos los ingredientes, tambien los trágicos, desgraciadamente. Apasionantes, porque la connotacion positiva de ese adjetivo es inexacta. Amanece, que no es poco, y en tu vida (y en la mia, y en la de nuestros amigos) los contrastes a veces nos ciegan, nos marean y nos agotan. Llegará el momento en que podamos ponerles nombres y, desde la distancia, descubrir por fin el peso y la calidad de nuestra vida, de nuestros dias. Pero intuyo que ese será un buen momento y que en este optimismo patologico que me enferma hay algo de razon. Por lo pronto, gracias por ese parrafo precioso.

combatientes70 dijo...

Cuando nos llegue... no sabremos que nos ha llegado porque ya no estamos... y le dejamos ese dolor o esa alegría a los otros... a los que se quedan, jodidos o alegres... mientras como dice Coldplay ¡Viva la vida!

Jaime dijo...

Siempre nos quedará la canción de Los Secretos: http://www.youtube.com/watch?v=ZI-W1jh0giA

Un besote amor.