miércoles, 31 de diciembre de 2008

En el dique seco

Hoy se acaba 2008. Por si alguien no se había enterado. Mientras yo me dispongo a hacer recuento de lo que este año fue y propósitos para el que empieza, Anthony, que llegó ayer de NY para pasar un fin de año español, practica yoga en la habitación (es más flexible que un muñeco de goma, tendríais que verle pasar la pierna por la espalda mientras flexiona el resto del cuerpo y lo tiene suspendido sobre la palma de su mano derecha desafiando las leyes de la gravedad, de la física, e incluso de la decencia)

Este año fue ante todo el año de Mazinger. Este blog es prueba de ello. Oigo las risas de Anthony, ya que Mazinger no le deja concentrarse, está igual de fascinado que yo, o más, por las posturas que puede adoptar el neoyorkino con su yoga. (Primer propósito del año: Hacer algo de ejercicio, el yoga podría tener su gracia. Pero que nadie me pregunte dentro de tres meses si he empezado a ir a clase, ¿eh? Que no quiero decepcionar a nadie.)

Este también fue el año de Física o química, 22 capítulos lo avalan. Arrancaba la serie con una profesora liándose con un alumno y hemos terminado la segunda temporada matando a ese alumno. No había ninguna lección moral en ello, simplemente surgió por el camino. Siento que con esa muerte se cierra un ciclo y se abre otro. ¿Seremos capaces de hacerlo igual que hasta ahora, podremos mejorar? Esas dudas nos alimentan, nos angustian, nos quitan el sueño y nos dan mucha vidilla. Así es este trabajo. (Segundo propósito del año: Seguir trabajando con el mismo entusiasmo en la serie, a pesar del cansancio, de los miedos, del vértigo de una nueva temporada)

Fue el año de unos cuantos nombres propios. Muchos me los voy a reservar, porque como dirían los personajes del corazón forman parte de una intimidad de la que nunca he alardeado en este blog, (siempre ha sido para todos los públicos) Y también de otros nombres propios: algunos escritores, algunos directores, algunos creadores de series. Artistas que con sus obras han hecho más rico el 2008. Mi último descubrimiento: Augusten Burroughs con su novela: En el dique seco. Lo mejor que he leido en mucho tiempo, y qué pena me dio llegar al final. Sentí como hacía un amigo y como ese amigo partía. (Tercer propósito del año: Aprender a escribir como él, y a moderar el consumo de alcohol de paso, nunca está de más una temporada en el dique seco)

También ha sido el año del descubrimiento de alguna serie. Mi última adicción: Samantha Who. O cómo estarse riendo los 20 minutos que dura cada capítulo. Qué diálogos más brillantes. Qué ritmo trepidante. Qué personajes. Sólo los americanos son capaces de volver a hacer una serie de situación clásica que sorprenda. (Nuevo propósito: Crear una nueva serie que se aleje de un instituto)

Ha sido el año de unos cuantos viajes: Lisboa, Malta, Maspalomas,Los Angeles, Las Vegas. Rosa Montero o Maruja Torres (ahora no recuerdo) en un artículo hace años decía que viajábamos para poder poner signos de puntuación a nuestra vida rutinaria y monótona, para poder echar la vista atrás y decir, ah, sí, 2008 ese año en el que fui a Los Angeles y Obama ganó las eleciones. O 2003, el año en que viví en NY con frío. (Otro propósito para el nuevo año, seguir puntuando con puntos seguidos, apartes, comas y puntos suspensivos (qué mejor que el suspense) mi vida viajando: Conocer tal vez Berlín, ayer Miguel me hablaba fascinado de esa ciudad, tal vez Roma, tal vez volver a París. ¿Y Buenos Aires cuándo?)

2008.También fue el año de volverlo a intentar y no conseguirlo. De seguir deseando y a veces lograrlo, de cenar muchas veces fuera y con mucho vino para acompañar a algunos amigos en sus rupturas devastadoras. De llegar a las 7 de la mañana a casa y sacar al perro para que luego te deje domir hasta las 11. El año de disfrutar como un enano del placer de pasarse toda una tarde del sábado viendo 8 capítulos seguidos de una serie, o de barrer por la mañana y luego por la noche el suelo de casa para intentar eliminar toda la arena que Mazinger trae siempre en sus patas de la calle...

¿Y el 2009? Esta noche empieza. Lo celebraremos en casa de Alejandro con 120 amigos.

3 comentarios:

combatientes70 dijo...

Carlitos, no creo que estés en el dique seco... creo que estás muy resolutivo...este año he leído gracias a ti varias cosas bellisimas... ya me habías hablado de este libro... me lo apunto y lo pido por reyes... yo quiero escribir como Gavalda... por cierto, ya lo decíamos el otro día, me apunto a un viaje a Berlín... mil besos y feliz fiesta...

Ryan dijo...

Carlos:

Los libros de Burroughs son buenísimos, y Samantha Who? lleva desde su inicio entre mis favoritas. Para lo mejor de SW? hay empate, en mi opinión, entre lo que dice la madre y los comentarios patéticos de la amiga gorda. (Y visualmente, el episodio cuando sacan fotos sexys de la amiga zorra y las imágenes espantosas que revelan... jajaja)

Creo que Samantha Who? además tiene su puntilla, en un año de gran cambio en EEUU, hacer uno pensar en renovarse, que tenemos esta oportunidad de cambiar el rumbo. O sea, reconocer que "Yes We Can" y que, es posible hacer un "Good Choice" (si me permites el préstamo). [En cierto modo, encuentras esa idea también en My Name is Earl, supongo.]

En fin, como estás reflexionando sobre el año 2008, quería también decirte cuánto he disfrutado leyendo tu blog (y, por supuesto, viendo FoQ) durante estos meses, y las ganas que tengo de conocer a ese perro mágico que te ha inspirado tanto.

xxx ¡Feliz Año Nuevo!

Anthony dijo...

pa que sepas, jamás he tenido yo pretensiones a decencia.

miss you already.