viernes, 12 de diciembre de 2008

Postal de Navidad


Cuando a un niño se le muere su mascota y le pregunta compungido a su padre, ¿papá, los perros van al cielo? El padre, supongo, tiene varias opciones para responder dependiendo de sus creencias, de su ideología, de la manera que tenga de educar a su hijo, o de lo que piense que es mejor para consolarlo en ese momento. Si el padre es un ateo convencido le dirá que el cielo no existe ni para perros ni para humanos. Si el padre es religioso acérrimo tal vez le diga que al cielo sólo van las personas. Si es un religioso moderado, le dirá que claro, que allí estará ya Tobi esperándoles hasta que les toque el turno a ellos. Si es un agnóstico le dirá que el cielo, bueno, a lo mejor existe o a lo mejor es un invento humano y que como invento uno decide si los perros van o no van. Si simplemente el padre ve al chaval destrozado no dudará y le dirá que sí, que claro, como no va ir Tobi al cielo, con lo bueno que era Toby, no como tú que eres un trasto y sigue así y te quedarás sin ver a Toby para la eternidad (un buen padre nunca desaprovecha el momento para educar)


Si en vez de Tobi, el perro se llamara Mazinger, creo que el padre tendría que decirle la verdad al niño. Basicamente porque a veces la verdad es imposible de ocultar. Y la verdad es que Mazinger se pasaba la navidad pegado a la ventana gruñiéndole y ladrándole a esa tela que la vecina colgaba con una imagen del niño Jesús con el lema de Dios ha nacido.


Porque así lleva Mazinger dos días. Yo al principio no entendía nada. ¿A quién le gruñe? ¿Por qué de repente se pasa las horas con el hocico pegado al cristal congelado, o en el balcón con un frío de dos pares? Hasta que caí. Ahí estaba esa estampa con ese niño Jesus que da un poco de miedo (ampliad la imagen si no me creeis) y que a Mazinger no le ha hecho ninguna gracia. Mazinger ateo, ¿a quién habrá salido?

También es verdad que ese padre podría decirle a su hijo que a pesar de que Mazinger fuera ateo y le gruñiera a dios, tal vez aún podría ir al cielo porque a ese posible dios no le importa que uno crea en él o no para que le admita en su club de la eternidad.
Esa también es mi esperanza. Just in case.

Feliz navidad, con gruñidos. De Mazinger y mios.

2 comentarios:

tumejoramigo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Susana dijo...

Mi Logan también es ateo, que una vez una monja le intentó acariciar y salió por patas... De todos modos, aún estamos a tiempo de solucionarlo:

http://www.20minutos.es/noticia/82340/0/san/anton/bendiciones/

El 17 de Enero es dentro de ná. Si tú llevas a Mazinger, yo llevo al Logan :)
Besos
Susana